Portada » Cine » El Guardián Invisible

El Guardián Invisible

Era de esperar que una de las trilogías más vendidas en nuestro país, como la de Dolores Redondo, llegara a las pantallas de cine y que mejor manera que de la mano de Fernando González Molina que ya había apostado anteriormente por otras adaptaciones literarias, como Tres metros sobre el cielo, Tengo ganas de ti o Palmeras en la nieve, logrando ser éxitos de taquilla.

La escritora vasca utiliza el valle navarro para componer sus tres novelas. Una obra mágica en donde el paisaje natural se impone como parte protagonista acompañado de aires misteriosos, intrigas y personajes inquietantes como parte esencial en el film. Y, además, añádele una lista de crímenes espantosos que se funden con la situación del entorno.

El guardián invisible, primero de los tres libros y, por lo tanto, el primero en ser adaptado a la pantalla grande. Este thriller se centra en la investigación de unos crímenes de chicas jóvenes que están teniendo lugar en la zona de Elizondo. De la investigación se hará cargo la inspectora Amaia Salazar, interpretada por Marta Etura, que tendrá que volver al pueblo que la vio crecer y del que ha tratado de huir toda su vida. Enfrentada con las complicadas derivaciones del caso y sus propios fantasmas, la investigación se vuelve una carrera contrarreloj para dar con un implacable asesino.

La actriz principal logra una gran interpretación igual o muy parecida a como la autora la define en el libro. Su carácter fuerte e independiente y sus lazos con el pasado hacen que se mezcle la fragilidad con su fortaleza. Elvira Mínguez, otra gran actriz de nuestra escena, interpreta a Flora, la hermana mayor de Amaia que es perfilada como una persona negativa, ambigua y misteriosa. El director mantiene la tensión del drama familiar, al tiempo que avanza la investigación policial con la ayuda de su compañero Jonan, interpretado por Juan Carlos Librado “Nene”.

La película está narrada a buen ritmo con unas secuencias bien estructuradas y las escenas muy logradas. En el thriller predominan los tonos fríos y, gracias a ello, se logra una ambientación espléndida en donde se realzan las espeluznantes imágenes. El director hace uso de los flashbacks para incurrir en la trama del pasado de la inspectora y el presente, hasta acabar entrelazándolos. Estos momentos hacen que se rebaje la tensión de la investigación y que parezca que quiera resolver el pasado antes que atrapar al asesino enserie.

Es un acierto por parte de Dolores Redondo el atrapar en sus libros las contradicciones y contrastes de una tierra donde la familia y la religión continúan teniendo una transcendencia vital. Al igual que ocurre en el film, también se hace referencia a las tradiciones mágicas propias de la mitología vasca.

El guardián invisible logra ser un film interesante y entretenido en donde no solo las interpretaciones son magníficas sino que lo desconocido y el suspense permanecen hasta el final.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *