Portada » Exposiciones » El artista Cang Xin muestra su obra en el Centro de Historias

El artista Cang Xin muestra su obra en el Centro de Historias

Zaragoza. El artista chino Cang Xin forma parte del programa de este año PHotoEspaña y expone su obra en el Centro de Historias de Zaragoza.

La muestra ya ha empezado con una polémica ya que la comisaria Susana Sanz lo anunció en las webs chinas para que se conociera. Cinco minutos duró antes de que censuraran la información. ¿El motivo? En la imagen que invita a la exposición Dos décadas de performance en China, a parecer una lengua, la del propio artista, encima de un retrato de Mao Tse Tung. «Para mí es un juego –indicó el artista– pero para el gobierno chino es una crítica y allí han cambiado muchas cosas desde 1999 pero desde el punto de vista de la libertad, no ha cambiado nada, no hay ninguna», explicó Cang Xin que estuvo acompañado de la comisaria Susana Sanz, la responsable de exposiciones de PHotoEspaña, Ana Belén García, y la gerente de Zaragoza Cultural, Elena Laseca.

De hecho, Cang Xin, siguiendo con el tema de las libertades, abrazó las performances (un género occidental) tras los sucesos de Tiananmén. Anteriormente se dedicaba al mundo de la filosofía y la pintura.

La exposición incluye fotografías de este arte realizado por el propio artista asiático. En una primera parte, la naturaleza es la protagonista con Cang Xin como «chamán» que relaciona lo terrenal con lo celestial. Esta primera parte de la muestra se cierra con la imagen más conocida de Cang Xin. En ella, se ven ocho personas amontonadas una encima de otro desnudas. «Es del año 95, cuando los artistas creíamos en el idealismo, pensábamos que éramos héroes y que podíamos cambiar el mundo y la sociedad. Aquí, la idea es que hemos hecho crecer esta montaña un metro con nuestra presencia», explicó Xin.

En la segunda parte de la exposición, dentro de la cripta, el protagonismo recae en la identidad en tres series diferentes. En la primera utiliza su lengua como conexión con elementos «míticos de la historia china en la que hay un discurso propagandístico de que tiene 5.000 años pero no hay pruebas que lo demuestren». La muestra se cierra con una serie en la que, intercambiándose la ropa con otros, se pregunta, en voz alta: «¿Quién soy yo?».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *