Portada » Entrevistas » David Martínez: “Pensé que le podía quedar muy bien hacerle una canción y que fuera su banda sonora”

David Martínez: “Pensé que le podía quedar muy bien hacerle una canción y que fuera su banda sonora”

David Martínez Álvarez se desviste de Rayden y construye una novela que es poesía, teatro, tragicomedia, alegoría y caos en su debut como escritor. El acercamiento de la mujer cactus y el hombre globo es una historia de amor urbano contada a cañonazos donde la verdad aflora como un mosquito en el zumo.


¿Cómo te sientes con tu primera novela?

Contento ya estoy con la siguiente, pero disfrutando de los frutos que está soltando poquito a poquito. Me he asombrado mucho con la buena acogida que está teniendo.

¿Qué fue primero la canción o la novela?

Primero fue la presentación de los personajes en los dos primeros capítulos de la novela. Luego, pensé que a esto le podía quedar muy bien hacerle una canción y que fuera su banda sonora. Hice la canción, me gustó tanto que dije el resto de la novela puede esperar. Después, seguí con la novela. La construcción ha sido un poco híbrida.

Una historia con la que todos nos podemos sentir identificados con el momento y los diálogos de los protagonistas

Una de las cosas que tenía claras desde el principio es que quería meter un caballito de Troya con una de las historias más tradicionales de dos personas que colisionan y que eso sirviese para poner sobre el tapete las problemáticas de la sociedad actual, de esta sociedad líquida tan reemplazable que prefiere echar a la persona que tiene delante antes de mirarnos a un espejo y trabajarnos. Y, también de cómo romper esa educación vertical con los padres o con sus ausencias y salir indemne de todo esto.

Uno de los temas que tratas es la crítica a lo volátil que es todo hoy en día

Sí, yo creo que tiene que ver con la capacidad de estímulos que hay. Cuantas más redes y plataformas tenemos para sociabilizar más se atrofian. Hay un reportaje en donde una generación más joven los llaman por teléfono, se asustan y no quieren cogerlo. Esto parece ya una comedia. Los teléfonos tienen tantas cosas que lo único que no quieren es hablar por ahí. Creo que este es uno de los indicativos de la sociedad. Hablamos con mucha gente y queremos conectar con muy poca. Queremos que todo el mundo escuche nuestra opinión, pero no tenemos la retentiva y la atención de estar presentes con la persona que tenemos enfrente. Esto está pasando con todo.

Todo esto se une a las relaciones complicadas y a la mentira

Sí, sobre todo con nosotros mismos. Es un libro que habla mucho de la sociedad y, a pesar de ser un libro que estaba emplazado en mayo de 2019. Creo que la pandemia y el quedarnos encerrados nos ha servido para ver en qué punto estaba la relación con nosotros mismos. Hay mucha gente que se ha dado cuenta que no se aguanta y no sabe estar solo. Si no sabes estar solo no puedes meter a otra persona en ese camino de autodescubrimiento porque vas a arrollar en ese intento de autodescubrirte.

El libro nos ofrece una ruta por Madrid y descubrir una playlist con grandes canciones

Sí, me lo imaginaba como si cada capítulo fuera un episodio y tuviera su propia banda sonora a modo de apertura. También, quería descontextualizar las letras de X canciones para que sirviesen para dar pistas de lo que ocurría en el capítulo. La gente cuando descubre el truco está preparada para ver por dónde pueden ir los tiros, lo que está diciendo una canción y así ver por donde se ha retorcido la canción para ver por dónde va el capítulo.

¿Qué ha sido lo más complicado a la hora de escribir esta novela?

Confiar en los personajes. No es que dudara de la profundidad o de lo verosímiles que eran. El itinerario lo tenía más o menos claro, pero en un momento les di potestad plena a los personajes para que me sorprendieran. Incluso a pocos capítulos de terminar el libro no sabía si iba a terminar la historia bien, mal o regular, dependiendo de cómo se entienda. Cada uno se estaba colocando donde quiere. Yo que odio relegar lo más difícil ha sido relegar a los personajes.

Es bonito que los personajes vayan fluyendo y no estén ya cerrados desde el principio

Eso me ha encantado porque terminaba un capítulo y me imaginaba por donde iba a ir la historia. Me lo pasaba muy bien imaginando el enredo que iba a realizar. Es lo que más me ha costado, pero con lo que más he disfrutado.

Ya estás con la nueva novela, has sacado el disco y estás con la gira, ¿cómo se hace para estar en todo?

No lo sé, voy todo el día sin parar y creo que soy la única persona que tiene canas de alegría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *